El viaje

Mis viajes a Lituania

20/06/2014 1 comentario


Lituania es el país del mundo que más veces he visitado. Se puede decir que llegué por casualidades de la vida en 2005 y desde entonces he vuelto 11 veces. Lo he visitado en todas las estaciones del año, recorrido todo el país descubriendo sus pequeñas maravillas y he visto cómo ha evolucionado los últimos años. Este es un artículo introductorio a los posts que publicaré sobre Lituania próximamente.

Vilnius (Vilna)

La ciudad que más conozco y que me servía de base de operaciones era Vilnius, la capital. Con poco más de medio millón de habitantes Vilnius mezcla la historia, tradición y edificaciones de estilo ruso con un centro de negocios y rascacielos modernos. La zona más bonita es la que rodea la Catedral, que es Patrimonio Mundial de la UNESCO, junto con el Palacio de los grandes Duques, la Colina de las Tres Colinas, la Torre de Gediminas y la calle Gedimino semi peatonal con muchas tiendas.

Catedral de Vilnius

Catedral de Vilnius

También desemboca en esa plaza la calle de la Universidad que baja desde la Puerta de la Auroa, una de las antiguas puertas de entrada de la ciudad, lugar de peregrinación y culto para los católicos ya que tiene una representación de la Virgen de Nuestra Señora de la Puerta de Aurora. Siempre hay mucha gente rezando en la calle, especialmente polacos. De hecho se puede decir que Vilnius es la ciudad de las iglesias. Cuenta con más de 50 iglesias de diferentes tipos de culto: católicos, protestantes,… Son sin duda un atractivo ya que son completamente diferentes unas de otras, de distintas épocas y edificaciones. Hay algunas muy coloridas.

Torre de Gediminas desde las calles de Vilnius

Torre de Gediminas desde las calles de Vilnius

Klaipeda, Palanga y Península de Neringa

Otro de los lugares de Lituania que visitaba cada verano era la Península de Neringa, también conocido como el Istmo de Curlandia (que es la parte de tierra que separa el lago de Curlandia y el mar Báltico). Es una península, atractivo natural, frente a gran puerto de Klaipeda que tiene la peculiaridad de que la parte sur pertenece a Rusia. De hecho hay un puesto fronterizo con bastante seguridad (recordad que para entrar en Rusia se necesita un visado).

A lo largo de toda la península hay playas kilométricas que parece que no tienen fin con arena blanquísima. El único “pero” es que el agua del Mar Báltico está muy frío. Es el destino turístico de un porcentaje muy alto de los lituanos pero también de letones y estones. Se puede llegar desde Klaipeda en Ferry para coches y autobuses. Aunque hablaré después del clima lituano, los veranos son calurosos con días muy largos y se puede aprovechar perfectamente estas interminables playas.

Duna Parnidis en la Península de Neringa

Duna Parnidis en la Península de Neringa

Otra de los lugares que más llama la atención son las enormes Dunas Parnidis y Duna Muerta. Son tan grandes que han cubierto algunos pueblos abandonados de la península.

Trakai

Es uno de mis lugares favoritos de Lituania. Es un pequeño pueblo situado a 27 kilómetros de Vilnius, al que se puede llegar en transporte público (autobús y tren) en apenas media hora por 2€. El pueblo en sí es bonito con casas pequeñas típicas caraítas (corriente religiosa del judaísmo) de madera y muy coloridas, pero lo más destacado es el Castillo de Trakai, en medio del lago. Es un lugar impresionante en verano como podéis ver en la foto, pero también en invierno: el lago se hiela por completo y se puede caminar por él. De hecho hay hasta carreras de motos de nieve.

Castillo Trakai en verano e invierno con nieve

Castillo Trakai en verano e invierno con nieve

Una de las cosas que también hacen especial la vista a Trakai es ir a comer los Kibinai. Son un tipo de empanadillas tradicionales, precedidas de una sopa, que están riquísimas. Las hay de ternera, pollo, vegetales,… Uno de los restaurantes, el más tradicional, tiene además una terraza hacia el castillo y os puedo asegurar que es un placer comer allí, con esas vistas y disfrutando de una Švyturys, la cerveza típica lituana.

Kibinai en Trakai (Senoji Kibinine)

Kibinai y sopas Šaltibarkščiai y Sriuba

Leer artículo completo: El Castillo de Trakai, los Kibinai y las casas de los caraítas.

Šiauliai

Lituania es un país en el que la religión tiene un peso bastante grande con bastantes lugares de peregrinación religiosa. Uno de ellos, para mi el más espectacular, es Šiauliai. A las afueras del pueblo hay una pequeña colina con miles de cruces. El origen es pagano, ya que se comenzaron a poner en la época de los Nazis y estos las quitaban. Los lituanos las volvían a poner por la noche y así sin parar. Actualmente tiene un imagen más cristiana, cómo no con una enorme cruz puesta por Juan Pablo II.

Cruces de Šiauliai

Cruces de Šiauliai

Es un lugar que llama la atención, muy sobrecogedor independientemente de si profesas alguna religión o no. Hay miles y miles de cruces de todos los tamaños, con inscripciones algunas, colores otras,… y todo en un silencio sepulcral. Hablaré detenidamente de las cruces de Šiauliai en un artículo.

Kaunas

Para mi es la gran desconocida, ya que solo he estado un día en Kaunas en las 11 visitas al país báltico. Es la segunda ciudad más grande del país, pero mucho menos bonita que Vilnius, a pesar de que tiene también iglesias espectaculares.

La gastronomía

Estoy seguro de que escribiré varios artículos porque la gastronomía lituana es muy variada y riquísima. El plato más característico son los Cepelines (Cepelinai) que es patata rellena, pero más complicado. Y digo más complicado porque primero se deshace, luego se crea una masa, luego se cuece, se rellena,… es un proceso largo y complejo, pero el resultado es es-pec-ta-cu-lar.

Cepelinai

Plato de Cepelinai (patata rellena)

Puedo asegurar que en cada visita volvía siempre con algún kilo de más por haber disfrutado demasiado de todos los platos típicos.

El clima en Lituania

Sin duda es una de las características del país. Los inviernos son duros y largos y los veranos calurosos y húmedos. Es una región con muchos ríos y lagos por lo que las estaciones hacen que el paisaje cambie completamente. De los viajes que he hecho hasta la fecha, puedo decir que es el lugar del mundo en el que más frío he pasado (en febrero en 2006 a -15ºC) y no más calor, pero sí más sensación de calor (julio de ese mismo año con 32ºC y una humedad altísima).

Panorámica de Vilnius desde Colina de las Tres Cruces

Vista panorámica de Vilnius desde la Colina de las Tres Cruces

A mi que me encanta la nieve, disfrutaba muchísimo cuando iba en invierno y estaba todo nevado. El paisaje es espectacular y los edificios y calles blancos muy bonitos.

Próximamente más artículos e información de Lituania

Espero que os haya gustado esta introducción sobre mis viajes a Lituania. Es solo el pistoletazo de salida a los diversos artículos que escribiré sobre mi experiencia en este país báltico y en el que trataré detalladamente cada uno de los temas que os he presentado y otros más que iré recordando por el camino cuando vuelva a ver todas las fotos que hice esos años.

 


Mapa



Sobre el autor

Alfonso Eguino
Soy emprendedor, Ing. Tec. Informático y dirijo varios proyectos en Internet. Me encanta volar desde que a los 16 años me subí por primera vez a un avión. Desde entonces no he parado de viajar siempre que he podido. Una de mis pasiones son los aviones y creo que hasta podría vivir en un aeropuerto. He volado más de 220.000 kilómetros, que es lo mismo que dar algo más de 5 vueltas alrededor del mundo. Siempre pensando en el próximo viaje.



Comparte el viaje



Artículos relacionados


Comentarios

Escribe un comentario