El viaje

Torre de saltos de Holmenkollen y Museo de Esquí



Cuando estás navegando por el Fiordo de Oslo, uno de los edificios que más llama la atención, además del Ayuntamiento y la Fortaleza de Akerus, es algo grande grisáceo que se vislumbra sobre la colina al norte de la ciudad entre los árboles.

Pista de saltos de esquí de Holmenkollen en Oslo

Lo que parece una obra de arte abstracto es en realidad una impresionante torre de saltos de esquí. El complejo recibe el nombre de la zona donde está situado, Hollmenkollen. Además de la pista también hay un museo y un simulador de saltos de esquí para los turistas.

Llegar hasta Hollmenkollen es muy fácil en metro con la línea 1 que pasa por las estaciones centrales y luego se dirige hacia Frognerseteren. El metro sale a la superficie y va en paralelo a la carretera recorriendo una subida bastante pronunciada y con muchas curvas.

Museo de esquí de Holmenkollen

Una vez que nos bajamos, tendremos que caminar todavía 10 minutos (cuesta arriba) siguiendo las indicaciones para llegar hasta el Museo de Esquí. El precio de la entrada es de 120 NOK (14,42€) pero está incluido en la Oslo Pass, por lo que si tienes esta tarjeta la entrada es gratis.

Lo primero que hicimos, justo después de hacer unas fotos desde abajo a la pista, fue ir al ascensor que te sube hasta el punto en el que los saltadores acceden a la pista. Como os podéis imaginar, el ascensor no sube verticalmente, si no que  con formato de cremallera, sube en la misma dirección que el edificio.

Las vistas de la larga pista desde arriba son espectaculares. En este punto, durante los meses de verano, te puedes tirar en tirolina pero cuando llegamos nosotros, que eran las 16:20, ya no se podía hacer esta actividad. Tirarse cuesta 80€.

Vista de la pista de saltos desde arriba

Por si no estuviéramos suficientemente altos, hay unas escaleras para subir un poco más. Las vistas desde allí arriba son todavía más impresionantes con Oslo al fondo y su Fiordo con las islas. Se puede hacer una panorámica de 360º viendo todos los rincones de la costa noruega.

Después de muchas fotos y algún vídeo, bajamos de nuevo en el ascensor hasta el museo. La verdad es que después de ver la pista de saltos desde arriba, el museo parece que se queda pequeño. En realidad hay varias maquetas de cómo fueron evolucionando históricamente las pistas de Holmenkollen y de la tradición de esquí que hay en Noruega. Sin duda el hecho de que destacados miembros de la familia real fuesen asiduos practicantes de este deporte de invierno hizo que se hiciese tan popular.

Evolución de los esquís

Se muestra también la evolución de los esquís y cómo pasaron de ser de madera con sujeciones con muelles muy rudimentarios a los modernos de fibra de carbono (e incluso titanio) que hay actualmente.

Como en todo museo no podía faltar también la tienda de souvenirs con mucha ropa y complementos de lana para no pasar frío.

Telesilla y torre trampolín

En el mismo edificio se encuentra también un simulador de saltos de esquí. La actividad cuesta 60 NOK (7,20€) y dura 5 minutos, pero no pudimos hacerla porque también estaba ya cerrado. Sin duda es una de las cosas que nos llamó la atención de nuestro viaje a Oslo, lo pronto que cierra todo.

Aunque visitar la pista de saltos de esquí de Holmenkollen no era una de las cosas que teníamos planificada a priori en nuestra ruta, sin duda fue la gran sorpresa y nos encantó ver algo tan característico de los países nórdicos y que pocas veces se puede visitar.

Galería de fotos de Holmenkollen

A continuación podéis ver algunas de las espectaculares fotos que hicimos desde la torre del trampolín de saltos de esquí:


Mapa



Sobre el autor

Alfonso Eguino

Soy emprendedor, Ing. Tec. Informático y dirijo varios proyectos en Internet. Me encanta volar desde que a los 16 años me subí por primera vez a un avión. Desde entonces no he parado de viajar siempre que he podido. Una de mis pasiones son los aviones y creo que hasta podría vivir en un aeropuerto. He volado más de 220.000 kilómetros, que es lo mismo que dar algo más de 5 vueltas alrededor del mundo. Siempre pensando en el próximo viaje.




Comparte el viaje



Artículos relacionados


Comentarios

Escribe un comentario