El viaje

Visitar Viena a pie en 1 día



Si tienes poco tiempo en Viena o quieres saber por dónde empezar, visitar Viena a pie en 1 día es posible con el itinerario que te proponemos que incluye los lugares imprescindibles para descubrir en su casco histórico.

Carruaje frente al Palacio Hofburg

Visitar Viena con visita guiada

Nosotros hicimos la visita guiada al centro histórico de Viena, con la misma empresa del autobús turístico Vienna Sightseeing, ya que se incluía en las Vienna Pass que cogimos en Musement. Os recomendamos esta plataforma porque tiene mucha oferta cultural y de atracciones, fundamental para hacerte una idea de lo que te vas a encontrar en el destino, del coste de las atracciones y donde se pueden sacar entradas con antelación para evitar colas.

Tarjetas Vienna Pass

Desafortunadamente para nosotros, la visita guiada a pie del Vienna Sightseeing nos pareció francamente mala. El guía dio escasos datos y poco originales, como un básico sacado de la Wikipedia, hablaba bastante mal inglés y encima su tono de voz era muy bajo.

Sin duda recomendamos hacer una visita guiada por el casco histórico porque te ayudará a ubicarte y tener una idea general del destino, pero no con esta empresa.

Visitar Viena con recorrido a pie autoguiado

También puedes visitar Viena a pie por libre y completar la información con una guía turística, Internet o la Wikipedia. Y por supuesto, este artículo también te va a ayudar a orientarte y guiarte por un recorrido a pie por el centro histórico de Viena.

Te proponemos un itinerario para conocer los principales atractivos y la historia de Viena. Si seguís este recorrido al pie de la letra, sin entrar a visitar nada de nada, es posible realizarlo en unas 3 horas.

Si quieres realizar visitas, el tiempo del recorrido lógicamente se alargará. Ten en cuenta que la mayor parte de las atracciones abren hacia las 10 de la mañana y cierran a las 17 horas (18 horas en temporada estival).

Puedes organizar tu visita a Viena a pie en un día partir de esta información, incluso incluyendo visitas.

  1. Museo Albertina
  2. Ópera de Viena
  3. Neuer Markt
  4. Catedral de San Esteban
  5. Columna de la Peste
  6. Iglesia de San Pedro
  7. Biblioteca de Viena
  8. Escuela Española de Equitación
  9. Palacio Imperial de Hofburg
  10. La plaza de los Héroes
  11. Plaza de María Teresa
  12. Parlamento de Austria
  13. Ayuntamiento de Viena

En este mapa se muestran todos estos puntos y más que hemos visitado, además de los lugares que recomendamos para comer.

Por situarnos, antes de empezar, es importante comentar que Viena tiene un gran legado de la dinastía de los Habsburgo, cosa lógica ya que fueron soberanos de Austria entre 1282 y 1918, como duques, archiduques y emperadores; por ello encontraréis cientos de referencias a esta familia en casi todas las visitas, museos, palacios etc.

1. Museo Albertina

Comenzamos la visita a Viena a pie en la plaza del Museo Albertina, donde además se encuentra un popular puesto callejero de salchichas el Bitzinger Würstelstand Albertina del que os dejamos una reseña en el artículo dónde comer en Viena.

El museo Albertina consta de dos partes: unas estancias del Palacio que lo alberga y el museo de pintura.

En este Palacio vivieron la emperatriz María Cristina y su marido, el Duque Alberto Von Sachsen-Teschen, que dio nombre a la galería. Las estancias del palacio que pueden visitarse están vacías de muebles y decoración, pero conservan esculturas y pinturas.

Museo Albertina

El museo Albertina dispone de una de las mayores colecciones del mundo de dibujos, grabados y pinturas. En él podemos encontrar desde dibujos de los renacentistas Rafael o Miguel Ángel, hasta litografías de Toulousse Lautrec, pasando por obras pictóricas de todos los estilos y principales pintores. Como los impresionistas Van Gogh o Monet, el puntillismo de Signac, las famosas bailarinas de Degás, el simbolismo de Klimt o Magritte, el cubismo de Picasso, el expresionismo de Kandinsky, sin olvidarnos de Durero, artista renacentista del que encontraremos tanto pinturas como grabados en diversas técnicas.

Museo Albertina

Es un museo de arte que nos ha gustado especialmente porque las salas están organizadas cronológicamente y por corrientes pictóricas, que es la forma en la que normalmente estudias arte. Es un museo “fácil” para los no entendidos a los que les gusta el arte, como a nosotros.

2. Ópera de Viena

Frente al Museo vemos un imponente edificio de piedra, de estilo neorrenacentista que es la Ópera de Viena o Staatsoper.

Opera Viena (Staatsoper)

Se trata de uno de los teatros de ópera más importantes del mundo. Si quieres disfrutar de alguno de sus espectáculos lo tienes fácil porque alrededor de la Ópera hay muchos vendedores que te informarán de toda su cartelera. Podrás adquirir entradas desde 20€, eso sí, probablemente haya ciertas limitaciones de visión, aunque no de sonido.

Opera Viena (Staatsoper) iluminada de noche

Frente al Albertina también, y en la parte de atrás de la Ópera, se encuentra la cafetería Sacher, famosa por la célebre tarta Sacher. Si quieres conocer nuestra opinión y recomendaciones, pásate por nuestro artículo sobre dónde comer en Viena. Spoiler: la tarta Sacher está más que sobrevalorada.

Nosotros lo probamos en la vecina cafetería Mozart que también es famosa, ya que en la cafetería Sacher las colas son continuas y largas. Yo comí un pastel sin gluten, tipo soufflé, delicioso. Había 4 opciones sin gluten en esta cafetería. ¡Punto para ellos! En la confitería de Sacher nos informaron que no había opciones sin gluten.

3. Neuer Markt

Avanzamos dos manzanas por Kärntner Strasse, la calle comercial más importante de Viena, y al girar a la izquierda nos encontramos con una gran plaza en obras -actualmente no se ve nada- llamada Neuer Markt, que fue un importante mercado medieval en el siglo XII. Actualmente es una zona comercial y de ella pueden destacarse la fuente Donner -que no vimos- y la Iglesia de los Capuchinos, donde se encuentra la Cripta Imperial en la que están enterrados los Habsburgo y que sí visitamos.

Cripta Imperial de Viena en la Iglesia de los Capuchinos

La Cripta no deja de ser un lugar curioso con unos sarcófagos muy decorados, con relieves y algunos con grandes y numerosas esculturas y detalles en bronce. Nosotros lo visitamos porque teníamos la Vienna Pass, pero por 7,50€ que cuesta la entrada, creo que no lo recomendaría; es bonita y curiosa, pero no dejan de ser tumbas que ves en 20 minutos. Claro, todo depende del interés que te suscite este tema, de hecho vimos a personas leyendo absolutamente todos los carteles de los sepulcros.

Cripta Imperial de Viena en la Iglesia de los Capuchinos

4. Catedral de San Esteban

Continuamos el recorrido a pie por Kärntner Strasse y se presenta ante nosotros imponente la Catedral de San Esteban (Stephansdom). Es una catedral de estilo gótico pero con muchas referencias barrocas, sobre todo en su interior.

Alfonso Eguino en la Catedral de San Esteban

Personalmente no me perdería observar con detenimiento su estructura y detalles, como todas las iglesias góticas europeas impresiona según entras.

Interior de la Catedral de San Esteban en Viena

Como anécdota, comentar que los azulejos del tejado fueron reemplazados (copiando el modelo original) ya que se perdieron durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Catedral de San Esteban

5. Columna de la Peste

Giramos a la izquierda por Garven Strasse, que forma parte de los ejes comerciales más importantes, y en mitad de la calle encontramos una imponente escultura barroca. Se trata de la Columna de la Peste (Pestsäule).

Resulta que en 1679 se sufrió una gran plaga de la peste en Viena y parece ser que el Emperador Lopoldo I se encomendó a todos los Santos (los Habsburgo eran muy católicos), prometiendo erigir monumentos en agradecimiento si la peste cesaba. De aquí la construcción de esta columna dedicada a la Santísima Trinidad y también por ejemplo, la Iglesia de San Carlos

Borromeo y también la reconstrucción de la Iglesia de San Pedro, de la que hablamos a continuación.

6. Iglesia de San Pedro

Un poco más adelante a la derecha nos encontramos, un poco encajada entre edificios, la iglesia barroca católica de San Pedro (Peterskirche).

Iglesia de San Pedro en Viena

Es un bonito ejemplo de iglesia barroca de planta elíptica, con una gran bóveda central con linterna (ventanales alrededor de la cúpula que iluminan el interior) y decorada con frescos. La decoración barroca de las iglesias llama la atención porque los detalles como el estuco dorado, las columnas y las pilastras de mármol de colores o las dinámicas y detalladas esculturas en mármol blanco, dan la sensación de estar más en un teatro que en una iglesia.

7. El Prunksaal de la Biblioteca Nacional de Austria

Volvemos a la altura de la Columna de la Peste para tomar la calle de frente a ésta, Bräunerstrasse, y que nos llevará hasta la plaza Josefsplatz donde encontraremos la entrada a la Biblioteca Nacional de Austria, que forma parte del conjunto palaciego de Hofburg.

Interior de la Biblioteca Nacional de Austria

La Biblioteca es sin duda mi lugar favorito de Viena, es la visita que más me ha impactado. Se trata de una biblioteca que parece sacada de una historia fantástica, parece que sientes la esencia de la historia que acumula.

Techo pintado de la Biblioteca Nacional de Austria

En realidad la visita se realiza a lo que se llama el Prunksaal de la Biblioteca, algo así como el Salón del Estado (State Hall), construido en el siglo XVIII como parte de la antigua Biblioteca de la Corte.

Libros y escultura de la Biblioteca Nacional de Austria

Se trata una joya barroca, un salón de 80 metros de largo y 20 metros de alto, coronado por una impresionante cúpula decorada con frescos. Te invitamos a buscar los cuatro globos terráqueos venecianos que conserva.

8. Escuela Española de Equitación

Desde la plaza Josefsplatz accedemos a un pasadizo que discurre junto al edificio y las caballerizas de la Escuela Española de Equitación. En el pasadizo hay unos grandes ventanales que permiten ver su interior.

Las caballerizas se encuentran en el edificio renacentista de Stallburg, dentro del Palacio Imperial de Hofburg, sí, has leído bien, de hecho se considera la escuela de equitación más elegante del mundo, con una decoración barroca impresionante.

Aquí podrás ver el famoso «ballet» de los caballos lizipianos, una raza que desciende de puras sangre españoles, de ahí lo de «Española» en el nombre de la Escuela.

9. Palacio Imperial de Hofburg

El Palacio Imperial de Hofburg es una parada obligatoria si quieres conocer la historia de Sisí. 

Palacio Imperial de Hofburg desde la Plaza de los Héroes

Si algo es famoso de Austria es todo lo concerniente a la historia de Sisí, la emperatriz Isabel del Baviera casada con el Emperador Francisco José I de Austria. Esta historia trascendió y es aún popular por haber sido llevada al cine en la trilogía protagonizada por Romy Schneider. La ficción transformó el nombre de Sisí en Sissí, aunque en realidad dicen que es posible que el verdadero apodo de la Emperatriz fuera Lisi, de Elisabeth.

Lejos queda la idealización de la «Sissí» de película de la auténtica, que fue una mujer atormentada y depresiva, casada por obligación, y que además tuvo la desgracia de perder a dos de sus hijos. Eso sí, vivió una vida de lujos de palacio, excentricidades y viajes, que verás reflejada en los palacios que puedes visitar en Viena.

Descubrirás todo esto y mucho más en el Palacio Hofburg donde se encuentran el Museo de Sisí, los Apartamentos Imperiales y la Colección de Platería. Pero grábalo bien en tu cabeza porque aquí está prohibido el uso de cámaras tanto para sacar fotos como para grabar videos.

El Museo de Sisí

En el Museo de Sisí se exhiben muchos de sus objetos personales, vestidos, retratos y te cuentan cómo era su modo de vida a diario y toda su historia. Se conservan cartas y diarios donde ha quedado plasmado lo que pensaba y sentía Sisí por aquel entonces. Podrás leerlo en sus paneles (en alemán e inglés) o puedes optar por una audioguía que te lo contará todo en tu idioma.

Los Apartamentos Imperiales

Los Apartamentos Imperiales son las dependencias reales donde vivían habitualmente los emperadores Francisco José e Isabel, están decoradas con todo lujo de detalles, con retratos, fotos, objetos personales y te cuentan qué uso se le daba a cada dependencia y anécdotas históricas y de la vida diaria de los Emperadores.

La Cámara de la Plata

Y por último, en la Cámara de la Plata se muestran numerosísimas vajillas, cuberterías, útiles de cocina y decoración, que da una idea de su ostentosa forma de vida. Esta parte de la visita la pasamos un poco rápido porque son varios salones dedicados solo a la exposición de útiles del hogar, eso sí, muchos de ellos preciosos y sin duda todos ellos de un gran valor.

Toda la zona exterior del Palacio es preciosa para caminar, aunque no se acceda al museo, ya que el Palacio de Hofburg se puede rodear y atravesar libremente, llegando a una plaza interior en la que vemos una estatua del Emperador Francisco José.

Emperador Francisco I

Desde el Palacio también se puede acceder a la Plaza de los Héroes o Heldenplatz, que es nuestra próxima parada en el paseo a pie por Viena.

10. La plaza de los Héroes

La plaza de los Héroes o Heldenplatz forma parte del conjunto palaciego de Hofburg y fue el escenario de varios hechos históricos. El más destacado y recordado es el anuncio de Adolf Hitler de la anexión de Austria al Tercer Reich.

Plaza de los Heroes en Viena

Aunque hoy en día todo este espacio está abierto, antiguamente estuvo amurallado y puede verse la Puerta de Acceso a la Heldenplatz. También podemos ver dos estatuas ecuestres de dos líderes militares de gran importancia histórica, Eugenio de Saboya y Carlos de Austria.

11. Plaza de María Teresa

Si atravesamos la Plaza de los Héroes y cruzamos una avenida, vamos a parar a una nueva y espectacular plaza con parterres. Está flanqueada por dos edificios simétricos y tiene con una enorme y suntuosa escultura central dedicada a la emperatriz María Teresa. La mujer más importante de la historia de Austria y la única mujer que gobernó el imperio de los Habsburgo.

Vanina y Alfonso en la Plaza Maria Teresa

El lema de la Casa de Austria fue «Bella gerant alii, tu, felix Austria, nube!» -Que otros hagan la guerra, ¡tú, feliz Austria, cásate!-. Y sin duda María Teresa lo llevo a pie de la letra, concibiendo a 16 hijos. Su objetivo, casarlos con las diferentes casas reales europeas y así garantizar la supervivencia de la Dinastía. Ésta además, como dice el lema, es una estrategia para evitar guerras.

Museos de Historia Natural e Historia del Arte

Los edificios gemelos que se sitúan enfrentados son el Museo de Historia Natural (Naturhistorisches Museum) y el Museo de Historia del Arte (Kunsthistorisches Museum).

Museo de Historia del Arte de Viena

Ambos conservan amplias colecciones muy interesantes, vale la pena dedicarles un paseo como mínimo. En este caso los edificios y su arquitectura también son destacables.

Ten en cuenta que visitar Viena a pie en 1 día es posible pero sin visitar museos, o al menos no todos :)

12. Parlamento de Austria

A solo 300 metros de la plaza de María Teresa encontramos un imponente edificio que parece transportado desde la antigua Roma y Grecia, el Parlamento de Austria.

Aunque actualmente se encuentra en obras, se vislumbra un edificio de estilo neoclasicista absolutamente impresionante, que también es visitable y cuyo interior tampoco deja impasible.

13. Ayuntamiento de Viena

Continuamos el recorrido a pie por el parque Rathaus Park, situado frente a un precioso edificio gótico que alberga el Ayuntamiento de Viena.

Ayuntamiento Viena y la pista hielo

En la temporada de invierno el parque Rathaus se convierte en una enorme zona de patinaje sobre hielo. No solo alberga varias pistas, si no que podrás encontrar caminos y cuestas de las que disfrutar en un completo recorrido sobre patines.

Esperamos que con estas recomendaciones te ayuden para visitar Viena a pie en 1 día.

Como puedes ver, en Viena da igual una tienda, una cafetería, un Museo o un edificio público, todo tiene un gran valor histórico y artístico. Perderte por sus calles siempre tiene recompensa. Cuidado, tanta belleza puede provocarte el Síndrome de Stendhal.


Mapa



Sobre el autor

Vanina Edith Posada Casares
Con más de 15 años de experiencia en el sector turístico y títulos como Máster, Diplomada y Técnico superior en Turismo, me apasiona el turismo tanto a nivel empresarial como vacacional. Creo que antes de salir fuera hay que conocer bien lo que uno tiene en casa, por eso adoro explorar los rincones de mi Asturias y España, pero por supuesto no digo que no a conocer el Mundo. Hace tiempo que tengo la suerte de compartir afición y plasmarlo en nuestro blog :)



Comparte el viaje



Artículos relacionados


Comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.